Sobrevivientes: situación de las organizaciones de derechos humanos en Bolivia

 

Sobreviviente, eso somos, somos de pueblos originarios, pero también tenemos el oficio de ser comunicadores e investigadores en temáticas de derechos humanos. Nos interesa el otro, y tratamos de ayudarlo, con los pocos recursos que tenemos, pero de forma continua y palpable.

Hace pocos días volvimos de un viaje a Bolivia, donde tuvimos el problema de perder una mochila con nuestras cámaras fotográficas, filmadoras y el dinero que teníamos para sustentarnos, pero eso no nos desanimo.

2

Pues nos dimos cuenta de que lo material no nos hace mejores operadores, el poder contar con solo nuestra paciencia, sensibilidad y compromiso hace que podamos ser más útiles en la lucha por los derechos humanos.

3Al ingresar al país andino observamos que existe un alto grado de denuncias de corrupción, y persecución política a aquellos que critiquen o muestren sus diferencias  con el gobierno actual.  Algo que no nos hubiera llamado la atención hace unos 10 años atrás, pero hoy, con este gobierno llamado socialista, es altamente llamativa el nivel de denuncia de corrupción y de persecución Política.

En Bolivia, lamentablemente es moneda común que los proyectos de asistencia a la victimas se caen por falta de presupuesto e inversión en temáticas de derechos humanos.

4Si bien Bolivia tiene muchos planes y proyectos sociales, muchos de estos dependen de la colaboración extranjera, subsidios de países industrializados, que financian proyectos sustentables. También otra fuente de dinero es la coparticipación de las ganancias de los hidrocarburos. Pero el monto de esta coparticipación ha bajado, producto de la baja de los precios internacionales.

Muchos de los proyectos de inversión, tantos de construcción de carreteras, edificios, sistema de agua, represas o lo que quieras nombrar está salpicado de muchas irregularidades, lo que ha producido obras paradas, retomadas y vuelta a parar.

También observamos un cumulo de organizaciones de derechos humanos y medios de comunicación que declaran que sufren un constante hostigamiento y persecución del estado hacia ellas.

Si bien el Estado conoce que estas organizaciones sociales, u organizaciones no gubernamentales, estas tan solo luchan por los derechos humanos y ambientales, también el gobierno las identifica como el origen de muchas críticas hacia el Estado, y esto no es bien visto en el gobierno plurinacional.

5Estas organizaciones solo denuncian las falencias de acción y complicidad estatal en la continuación de los atropellos a los derechos.

Si bien existen leyes que amparan los derechos y una constitución que es un emblema de la luchas sociales, el estado se ha encargado de entorpecer su funcionamiento, con la falta de inversión y capacitación y la mala utilización de los recursos públicos para la atención a las víctimas.

El nivel de corrupción y las grandes necesidades de la población han convertido al estado en un perseguidor de todo aquel que denuncie al estado por ineficacia o corrupción y ha convertido en la victima en dos veces víctima.

Uno por el hecho de ser víctima de la violación a su derecho y el Estado que no lo previno, y otra vez por ser re victimizada por el estado por su ineficacia para obtener una atención rápida y efectiva.

Un ejemplo de la persecución es que Militantes por la lucha por el medio ambiente que se organizaban para reclamar en contra de Monsanto en Bolivia, aquellos que trabajaban en espacios con vinculación al Estado, fueron despedidos de su trabajo por participar en reuniones. El estado boliviano advirtió a sus empleados a no participar en esas reuniones, a los que no hicieron caso fueron despedidos. Las ONG que visualicen la ineficacia del Estado o complicidad con la corrupción, son perseguidas, igual que los medios de comunicación.

Los abogados, fiscales o procuradores que denuncien o fallen en contra del Estado son despedidos, perseguidos y acosados por un gobierno que en sus principios hablaba de libertad y ahora solo piensa en perpetuarse en el poder, cueste lo que cueste.

Uno de los muchos que denuncian esta situación es el defensor del Pueblo de Bolivia, pero el estado solo toma nota de las denuncias y no hace nada para cambiar la triste realidad.

Nosotros, como comunicadores, creemos en la libertad, en la igualdad y en la posibilidad de la lucha para poder transformar esta sociedad que nos parece injusta y cruel. Pero los hechos que mencionamos en Bolivia, nos parecen pocos solidarios y poco humanitarios.

7

 

“Quien no se mueve, no siente las cadenas”

Roxa Luxemburgo (polaca, Filósofa, activista, economista)

 

 

Se denomina  sobreviviente a aquella persona que logra mantenerse con vida en situaciones adversas y que por lo general habrían causado su muerte.

Hablando con una dirigente de una organización social que lucha por los derechos de la mujer en Bolivia, y que ahora trabajo en una consultoría para el estado boliviano, nos decía. En Bolivia tienes dos posibilidades, o morir o callarte la boca, nosotros optamos guardar silencio para poder sobrevivir.

La persecución ideológica llego a tal nivel en Bolivia que si no callas, no comes, pues te despiden o ven la forma que no obtengas recursos y estés en una lista negra que nadie te da trabajo o que impidan que logres tus objetivos, lo que implica, que no te alcance para continuar en la lucha y debas cerrar, el grupo, la oficina y dedicarte a otra cosa.

9

“Somos antorchas que solo tenemos sentido cuando nos quemamos, solamente entonces seremos luz.

Líbranos de la prudencia cobarde,

la que nos hace evitar el sacrificio, y buscar la seguridad”. Luis Espinal (poeta, periodista, cineasta y religioso   jesuita                                                                                                                     español nacionalizado boliviano).  

En la lucha social de Bolivia se esgrime estos dos senderos, continuar en la lucha o sobrevivir, lo que provoca traiciones, alianzas provisorias y una tensa calma, hasta que se desate el próximo conflicto, como fue la que produjo que 4 mineros  y un vice ministro de Bolivia sean asesinados, por no tener políticas que prevengan conflictos y no que lo produzcan.

8

 

“Siempre en la lucha oprimida y opresora, de un lado, la fortuna y el poder, del otro, la miseria y sus horrores; y todo iniquidad. . . hoy como ayer”.  Adela Zamudio (poeta boliviana, militante por los derechos de la mujer)

 

Como diría Paulo Freyre (educador de origen brasileño.): el individuo vive, como un ser oprimido sujeto a las imposiciones de los opresores; pero la iniciativa de los oprimidos debe ser para luchar y liberarse y así producir el cambio.

Los oprimidos aparecen como los generadores de la violencia, aun cuando solo quieran cambiar su realidad.

Pero, ante los ojos de los opresores, esa lucha es una violencia innecesaria, se ven como sueños utópicos y no como las ideas de un revolucionario.

Sin embargo, ante la sociedad, sin conciencia se presenta como algo normal la opresión.  Esto provoca violencia entre los oprimidos como intento de lograr la independencia.

Por otra parte, los opresores acusan a sus adversarios de ser  irresponsables y culpables de su propia situación.

Por eso es necesario que los individuos se reconozcan a sí mismos y su situación, para que emprendan la lucha hacia su liberación.

6

 

“Nadie libera a nadie, ni nadie se libera sólo.

Los hombres se liberan en comunión”.

Paulo Freire

 

Algunos líderes de izquierda acuden a las masas populares para exponer sus ideas, sin embargo la mayoría de las veces su lucha se centra en lograr el poder; cuando se ha logrado este objetivo, entonces se olvidan de las masas y de quienes lo apoyaron; otros individuos denominados líderes, únicamente “coquetean” con ambas partes, sus acciones son ambiguas y nefastas a las clases populares, puesto que sólo es un mediador entre la supremacía y ellos, sin que logre realmente la liberación ansiada por los oprimidos.

10

Paulo Freire: “Cuando la educación no es liberadora, el sueño de los oprimidos es ser el opresor”

 

 

 

Al evocar estos pensamientos de Paulo Freyre, algo tan cruel, pero a la vez claros para comprender lo que sucede en Bolivia, en resumen, una sociedad dividida. Una que reclama por una transformación, y la otra que no quiere ver las críticas, tan solo quiere ver los logros, que fueron muchos y muy buenos. Pero los logros no habilitan a soportar gruesos errores, o mejor dicho, los logros no habilitan a soportar la complicidad, la corrupción y la persecución política. Algo que como defensores de los derechos humanos no estamos habilitados a avalar.

1
“El opresor no sería tan fuerte si no tuviesen cómplices entre los propios oprimidos”. Simone de Beauvoir,

escritora, profesora y filósofa

francesa (1908-1986)

Anuncios

Acerca de vilcanelson

comunicador e investigador en derechos humanos
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s